28 June 2009

DE VUELTA A BARCELONA

Apreciados blogueros:

Después de cinco días de escapada por una pequeña isla de Europa que vale la pena visitar y que muy pronto os daré a conocer, necesito sólo unas horas para ponerme al dia para comentar vuestros posts.


Por cierto, dado el interés suscitado por varios de vosotros con respecto a la foto principal del blog, os recomiendo ( si os apetece por supuesto )que os paseeis por el post relacionado con la foto del majestuoso Buda :


http://diariodeviajesmerche62.blogspot.com/2009/02/china-las-cuevas-de-yungang.html

Un beso a todos.

20 June 2009

CUBA:SANTIAGO, EL ALMA NEGRA DE CUBA

Fecha del viaje: Mayo 2008
Extracto de Mi Diario de iajes:

Llegamos a Santiago con un vuelo retrasado de más de dos horas desde La Habana. Son las 23,30 horas y en la calle principal de la ciudad suena la música a toda pastilla.


Buscamos el alojamiento particular “El Holandés”, una bella antigua casa colonial donde se pueden alojar turistas. Sólo dispone de cuatro habitaciones y un gran patio. Nos encanta la amplitud de la casa y el recibimiento amable de los hermanos que la regentan pero en especial del Sr. Luis Eduardo Halley. Al preguntarle el porqué del nombre de la casa, me explica que son de descendencia holandesa. Tienen los ojos azules y de piel clara pero de rasgos son cubanos.Nos preparan una opipara cena.


Dejamos las mochilas descansar y nos vamos a curiosear por la Casa de la Trova que se encuentra justo en la misma calle. Aquí suena música en directo a todas horas día y noche pero a decir verdad, el ambiente es un poco soso en el sentido que no se ve gente bailar, todos sentaditos en sus sillas y da la sensación que es más para turistas. Así que cuando finaliza la canción, nos acercamos a otro local llamado Patio Artex donde se encuentra tocando la Orquesta Tívoli, llamados así debido al conocido barrio de Santiago, el Tívoli, famoso porque aquí se formaron muchos grupos de música.


Por la mañana al desayunar en el patio, vemos todo un despliegue de mujeres limpiando el arroz, pelando patatas, lavando y tendiendo la ropa, preparando desayunos, cocinando y nos dan los buenos días. Pregunto al Sr. Halley si están aquí trabajando, me responde que sí con esa mirada azul tan especial y me comenta que trabajan en la casa y duermen también en ella.


Nos adentramos en el patio interior donde se encuentran bailando los cubanos y cubanas como bien saben hacer. La orquesta, al fondo, ameniza la velada. Nos pedimos dos mojitos para animarnos, hablamos con la gente que es muy agradable, nos invitan a bailar, uf… ¡que vergüenza! Pero es imposible no bailar, la música hace que una saque sus posaderas del asiento y se deje llevar por el ritmo de la música: salsa, conga, percusión…

Al terminar el concierto compramos un cd y nos firman los siete músicos, todos uno a uno con una cariñosa dedicatoria. Somos los únicos turistas del local… ¡empezamos con buen pie la noche!


Santiago se encuentra a los pies de la espectacular Sierra Maestra. Visitamos los alrededores. Primero nos acercamos con un taxista a la Basílica del Cobre que se encuentra en una bella colina a unos veinte kilómetros de la ciudad. La Virgen del Cobre es la patrona de Cuba y es la que más devoción despierta entre los cubanos.


Debe su nombre a las minas que se encuentran en la misma zona y que fue utilizada hasta el año 2000. Los que trabajaban en las minas ahora intentan ganarse la vida vendiendo piedras de calcopirita y unas pequeñas réplicas de la Virgen, también hay vendedores que ofrecen coronas de flores para ofrendar a la Virgen.






Entramos en la sala de los Milagros y nos encontramos a una preciosa niña celebrando la puesta de largo al cumplir los 15 años, toda vestida como si de una novia se tratara, al preguntarle accede con timidez para dejarse hacer una foto. Afuera le esperaba un coche engalanado.



Emprendemos camino hacia el Castillo de San Pedro de Morro, a 10 kilometros de la ciudad. El fuerte es Patrimonio de la Humanidad desde 1997. El patio central se utilizaba para las actividades del día a día, desde aquí se accede a la capilla, los barracones, el puesto militar y las habitaciones subterráneas. Dentro del castillo se encuentra el Museo de la Piratería pero lo que deslumbra en realidad son las magníficas vistas desde las atalayas.



Por la tarde volvemos a la ciudad y visitamos el barrio Tívoli., la gente se deja fotografiar sin problema, tienen nivel cultural alto con los que puedes hablar de cualquier tema, y también, todo hay que decirlo, te ofrecen algunos de paso sus pinturas, bisuteria artesanal, es comprensible, pues en la isla viven con muy poco pero felices. En cualquier esquina hay músicos tocando, es en definitiva Santiago una ciudad de gentes amables, cálidas, con cultura… no esperaba menos.

14 June 2009

FRANCIA: MARSEILLE ET LES CALANQUES

Fecha del viaje: Septiembre 2006

Ahora que se acerca el verano, es ideal una escapada a Marsella. Es una ciudad portuaria que durante años ha tenido fama de mafia, violencia e inseguridad. Puedo decir que nada mas lejos de la realidad, eso si, tomando precauciones como en todas las ciudades importantes... pero lo que yo vi es una ciudad organizada, llena de vida, con ese ambiente marinero y cosmopolita con mercados al aire libre que a mi tanto me gusta, sin olvidar su gastronomía.



El Vieux Port es un gran puerto para dar  largos paseos, sobretodo al atardecer. El mercado de pescado tiene lugar cada mañana en el muelle de los Belgas (Quai des Belges).

Pero esto no es todo, también reune algunos lugares para visitar que merecen la pena:
La Canebière, famosa calle en la que se ven todavía algunas fachadas del siglo 18 y del 19. Muy cerca de esta calle, se ubica el barrio de la inmigración árabe y otros grupos etnicos.


Visitar la Basílica de Notre Dame de la Garde. Subir toda la calle empinada hasta llegar a la cima y desde allí se pueden apreciar panorámicas de la ciudad y del Vieux Port.




Hay una popular panadería centenaria donde se pueden degustar las típicas Navettes.


La Cathedrale de la Major, de estilo románico.

El barrio Le Panier, es un lugar idóneo para deambular por sus tranquilas calles. También alberga algún museo interesante.

La Basilique de Sainte Marie, de estilo romano-bizantino.

No hay que perderse Le Centre de la Vieille Charité, ubicado en una antigua iglesia barroca. Alberga el Musee d'Archeologie y el Musee des Arts Africains et Amerindiens.

Sobretodo, visitar Le Chateau d'If, a unos veinte minutos en barca desde el Vieux Port. Es una fortaleza construída entre 1524 y 1528. En esta prisión habitaban políticos y protestantes. Aquí se rodó parte de la película "Le Comte de Monte Cristo", basada en la novela de Alexandre Dumas.


Para los playeros, La Plage des Catalans en la misma ciudad.







A unos 22 kilómetros de Marseille, se encuentra el pueblo de Cassis, famoso por sus vinos y licores.


Desde Cassís se organizan excursiones a pie y en barca en un trayecto de dos horas por Les Calanques. Son formaciones rocosas que se crearon hace millones de años. La más alta tiene unos cuarenta metros. Aquí hay otras playas mucho más bonitas para disfrutar del sol y el mar.



Marseille es el paraíso de la gastronomía. En la misma ciudad hay infinidad de mercados, tiendas y restaurantes especializados en cocina internacional. El plato más popular es la Soupe Boullabaisse a base de pescado muy aromática y deliciosa, lo suelen acompañar con "Aïolli", Quiche Lorraine, Tomate fresco con queso caliente de cabra y "hummus" de garbanzos, Brochettes de pescado y gambas, Moules gratinées, Tapenade, es un paté de olivas...


Y para beber, Pastís que es un licor de hierbas fuerte pero que entra bien pues se bebe muy frío.

7 June 2009

RUMANIA: MARAMURES, LA REGION PERDIDA EN EL TIEMPO

Fecha del viaje: Abril 2007
Extracto de mi diario de viajes:

El personal del autobús que se dirige a la región de Maramures ya cambia con respecto al resto del país. Aquí es mucho más frecuente ver a las mujeres con sus pañuelos y grandes faldas negras con sus respectivos mandiles. La mayoría carga con grandes sacos en el autobús destartalado que nos llevará a Sighetu Marmitiei, comúnmente llamado Shiget.



El paisaje que atravesamos es lindo, con suaves lomas, pequeños pueblos y campos donde abundan los pajares de heno recopilados para que los animales tengan sustento en el invierno, Atravesamos un puerto de montaña que deja aislada la zona.

A nuestra llegada, lo primero que hacemos es visitar el cementerio “feliz” de Sapanta, llamado así por los textos escritos en verso y pinturas mostradas de sus muertos en cada tumba.



En ellas se describen los lugareños a si mismos lo que hacían en vida, explicando sus costumbres, profesión, a que partido pertenecían incluso se muestra con dibujos la forma en la que murieron o los vicios que tenian mostrando en dibujos si les daban al “palinka” o acompañados de varias mujeres. Los colores predominantes son el rojo, blanco y sobre todo azul que es el color de los trajes de los hombres cuando celebran festividades. La idea surgió de un popular artesano llamado Ioan Stan Patras que empezó a decorar las cruces diseñando los dibujos. Aquí también yace enterrado y permitió a sus discípulos que siguieran esta tradición.


Nos dirigimos al museo de Maramures en Sighetu Marmitiei para hacernos una idea de la cultura tan personal que envuelve a esta bella región. El interior alberga una extensa exposición de las vestimentas típicas, bordados y su folklore. También dedica un apartado del famoso carnaval que se celebra en pleno mes de diciembre a bastantes grados bajo cero.

Pero lo que más nos sobrecoge es la visita a la prisión de Sighet, convertida hoy en museo donde se exhiben fotos de las salas de tortura y donde se puede visitar las celdas. La mayoría de prisioneros eran intelectuales y políticos que no compartían el régimen comunista. 



Según las estadísticas, más de 180 personas murieron entre 1948 y 1952 en esta prisión. Muchos fallecieron en las propias celdas por inanición pues apenas se les proporcionaba alimento, unas 700 calorías al día. En el patio central permanecen todos los nombres de los prisioneros que murieron. Incluso los aniquilaban en el mismo patio. En 1974, la cárcel se cerró para reabrirla más tarde como museo en 1989 una vez ya restaurada. El gobierno de Ceaucescu cometió durante más de veinte años de mandato uno de los mayores genocidios en la historia, aniquilando a miles y miles de personas...

Después de esta incursión trágica pero tan real como la vida misma, nos acercamos al mercado pero ya están casi cerrando así que nos dirigimos al mercado de quesos.





Todas las mujeres visten con las pañoletas y nos llaman para que probemos los quesos frescos. Uno salado, otro más dulce, una viejita me da a probar una especie de yogur con un gran cucharón de madera y me preparan ya una botella grande de fontvella para llevar. Les digo que no puedo, que estoy visitando Maramures y ellas al oír la palabra mágica repiten “Maramuress, Maramuress” riendo y se dejan fotografiar.


Nos entra hambre, son casi las siete de la tarde y aun hace sol, aquí nos sobran los anoraks y nos vamos a Casa Iurca de Catinesti, un restaurante con patio al aire libre con una decoración calida en madera. Aquí sirven platos tradicionales acompañados de música típica de Maramures. Los camareros van ataviados con las vestimentas que utilizan en festividades y eventos. Tomamos una sopa consistente con pan marrón y cerveza. 


Nos alojamos en la casa de la familia Prisacaru, Ha sido una suerte poder encontrar este lugar que ya habíamos contratado por Internet. Se encuentra situada al final del pueblo de Vadu Izei. Nos da la bienvenida, nos estudia brevemente y con una sonrisa agradable nos hace entrar. Nos presenta a su familia. Pero antes hay que quitarse los zapatos. Al ser toda la casa en madera hay que cuidarla... La señora Prisacaru es la doctora del pueblo y tiene más de dos mil pacientes que son prácticamente los que viven en el pueblo. La vemos atareada en la cocina preparando la cena para sus huéspedes. El matrimonio tiene dos hijos. También viven los padres de ella en la casa de al lado.

Nos llevan a la planta de arriba donde hay dos habitaciones, un baño y un comedor decorado con trajes típicos colgados de las paredes y alguna fotografía de personas posando con las vestimentas en días de festividad. Toda para nosotros.Hay varios libros y cintas de música para que nos vayamos deleitando. También tenemos un pequeño porche donde vemos pasar algún que otro coche.

En el lado del comedor hay un gran ventanal donde se ve a los padres trabajar en el jardín. Nicolae Prisacaru será nuestro guía y chofer para los dos próximos días donde haremos un recorrido de las iglesias de madera que forman parte del Patrimonio de la Humanidad y visitaremos los pueblos de los valles de Mara e Izei, nos adentrarnos además en las casas típicas, conocemos la vida apacible y sobre todo a las personas humildes y hospitalarias de este maravilloso lugar.