17 May 2009

CHINA: EL BOSQUE SAGRADO DE CONFUCIO

Fecha del viaje: Octubre 2007
Extracto de mi diario de viajes:

Amanecer un dia más en China es encontrarse con una nueva aventura. Me encanta la sensación de incertidumbre cuando viajo por lugares desconocidos y descubrir que aunque planifique con anterioridad un viaje, siempre me encuentro con nuevas situaciones e imprevistos.

Al acercarnos a nuestro destino, después de un largo trayecto de diez horas en literas pues el autobús no dispone de asientos, eso si, con monitor individual de television encendido sin poder apagarlo, el autobús pretende dejarnos en plena autopista pues no pasa por el pueblo, así que les pido antes de bajar que nos llamen a un taxi pues ya es de noche y el pueblo queda a unos cinco kilometros. Dos jovenes aparecen en medio de la noche y nos dicen que les sigamos, que el taxi se encuentra en otra carretera cuesta abajo, el conductor del autobús asiente indicando que vayamos así que cogemos nuestras mochilas y bajamos por un camino de cabras completamente a oscuras y en manos de estos dos desconocidos. A unos quinientos metros nos encontramos el taxi que nos esperaba. Todo organizado dentro de un gran desconcierto.


Nos dejan en el hotel elegido, el Yulong. Nos damos una ducha y salimos a cenar. Pedimos unos dumplings típicos de la zona (empanadillas vegetales) y una sopa de pollo de granja. Al traernos la sopa vemos que se trata de un gran perolo y un pollo entero dentro, con sus patas y su pico, todo enterito. Debajo estaba el caldo, así que no hay otra manera que desmenuzar el pollo primero con los palillos y así poco a poco vamos llegando al caldo. Por cierto, estaba muy tierno y gustoso... pero ¡quien se iba a imaginar que el pollo venía entero! Y es que los chinos acostumbran a cocinar para familias enteras!



Aprovechamos para ir a un ciber café, pues hoy ya no hay nada que se pueda hacer en este pueblo tan tranquilo. Da gusto, encontrarse en una población donde apenas hay gente por la calle y poquísimos coches, la mayoría son bicicletas y triciclos, alguna moto y carruajes.

Al día siguiente decidimos visitar el complejo de Qufu, (se pronuncia Chufu) y en chino significa Confucio.La entrada al gran templo del filósofo y maestro es precioso decorado con puertas muy antiguas de color rojo y labradas con madera, llama la atención las columnas talladas y el templo principal. De hecho es el templo más antiguo de toda China, data en sus orígenes del año 478 A.C. pero fue remodelado, ampliado y destruido posteriormente.En el año 1300 se volvió a reconstruir gran parte del templo.



Las mansiones que visitamos se encuentran adjuntas al templo. Aquí vivian los nobles y familias adineradas que seguían la filosofía de Confucio. Datan del siglo XVI con habitaciones decoradas y enriquecidas con mobiliario de la época. En las dinastias Qin y Han los descendientes de Confucio vivieron aquí hasta el 1948.

Pero apenas hay información en inglés. Aquí las salas permanecen cerradas y sólo se pueden ver a través de cristales con alguna excepción.


La filosofía de Confucio se basa en cuatro virtudes básicas:
1.-JEN, EL AMOR COMPASIVO
Uno debe ponerse en el lugar del otro para así entenderlo.
El Confucionismo tuvo un gran impacto en la cultura china .


2.-YI, BUSCAR LA JUSTICIA
Uno tiene una serie de deberes y obligaciones con el prójimo.
A quien cumple estos dos primeros preceptos se le considera “Hombre Noble”.


3.-LI, LA ACTITUD CORRECTA
Uno debe mantener una actitud de respeto a los padres y al soberano.


4.-CHIH, LA SABIDURÍA
Es la Sabiduría con mayúsculas que engloba a las anteriores y las orienta. Esta sabiduría consiste en conocer las leyes que rigen el Universo, el Cielo y la Tierra, es decir las leyes del Tao.


El hombre que cumple con estas cuatro virtudes es conocido como “Hombre Superior”.Estas enseñanzas fueron llegando hasta nosotros gracias a sus discípulos.


Nos dirigimos con un pedicab hacia el cementerio que se encuentra ubicado en un bosque en la zona norte de Qufu. Antes de entrar hay puestos de souvenirs y compramos unos sellos rojos con nuestro nombre inscrito en chino.


El bosque es muy frondoso, tiene algo de mágico y da la sensación de ser tan antiguo como el templo. Hay muchos pinos y cipreses, más de cien mil árboles. Aquí yace la tumba de Confucio y la de sus descendientes desde hace más de 2000 años. Aún se sigue enterrando en los días presentes.

Una de las frases que más me gustan de Confucio es: 
¿No es un privilegio tener amigos que vienen desde lejos?


Pero su filosofía es mucho más profunda. Llegó a influir a mandatarios como Mao Hedong, que aplicó varias de sus frases en su doctrina comunista, pero adaptándolas a su propio estilo.







El bosque sagrado es para mi un lugar "encantado" pues el estar hoy aquí me llena de paz y a la vez siento una inquietud por las estatuas y estelas que se encuentran esparcidas, observándonos a lo largo de nuestro paseo, a la vez que se encuentra cubierto de una ligera bruma, lo que le hace aún más misterioso.


Visitamos la tumba de Confucio, nos encontramos solos...salimos renovados de energía positiva ...