17 July 2009

CROACIA: LA ISLA DE HVAR

Fecha del viaje: Abril 2009
Extracto de Mi Diario de Viajes:

El catamarán sale puntual desde Split. En cuestión de hora y media llegamos a la pequeña isla de Hvar famosa por ser actualmente destino turístico por excelencia y por sus campos de lavanda. En la isla hay restos de romanos, bizantinos, soberanos croatas y venecianos ejerciendo el control desde 1278 hasta 1797.


Al llegar al puerto que se encuentra en una gran bahía, buscamos el alojamiento particular siguiendo las instrucciones de nuestra “biblia” viajera Lonely Planet que se encuentra a tan solo unos cien metros.



Por fin localizamos la casa de la familia Braknovic, que en ese momento se encontraban comiendo y muy amablemente nos ofrecen un pequeño apartamento con terraza con vista al mar por unos 38 euros. La dueña de la casa nos enseña la estancia. Hay cocina, nevera, tv satélite, un pequeño comedor, habitación y baño con ducha. El abuelo de la casa se encuentra sembrando pues la finca es amplia, con una extensión de huerto y árboles frutales. Desde la terraza contemplamos el mar, una pequeña iglesia y la isla de enfrente.

Una vez ya instalados nos acercamos al centro que se encuentra a cinco minutos bajando por un camino que rodea la costa y unas cuantas escalinatas. Llegamos al puerto y nos encontramos, ahora ya con detenimiento la gran fortaleza que destaca en la isla, una gran fortaleza donde subiremos más tarde. A mano derecha nos encontramos la plaza principal sin coches. Es una plaza preciosa con la Catedral de San Esteban de estilo renacentista.


Al otro lado opuesto de la plaza vemos La Torre del Reloj, La Logia y el Palacio Hektorovic con ventanas de estilo veneciano. Todos los edificios son del siglo XV. En el Arsenal se construyó el primer teatro público de los Balcanes.


Recorremos las calles estrechas todas ellas de piedra blanca decoradas con plantas y con pequeñas tiendas y restaurantes. Es un lugar muy relajante pues estamos todavía en temporada baja.



Paseamos por el otro lado del puerto rodeando un pequeño camino de ronda donde nos encontramos con unos antiguos baños de los años 30. En la actualidad se encuentran en desuso pero la gente se acerca a tomar el sol pues hay zonas con plataformas de madera junto al mar para tomar el sol.


Emprendemos camino de subida a la fortaleza del siglo XVI conocido por Spanjola (fortaleza española). Visitamos las estancias, las mazmorras y desde aquí hay vistas espléndidas de toda isla. Hay que pagar 20 kunas, la moneda local. Vale la pena subir hasta aquí para contemplar las distintas panorámicas del puerto y la bahía.




Ya son las ocho de la tarde y nos vamos a cenar a Kanoba Menego, una taberna con encanto y a la luz de las velas el dueño nos ofrece los pequeños platos y nos dejamos aconsejar, Nos traen como entrante una sopa fría de tomate y a continuación platillos de estofado de verduras, rollos de espinacas con queso, foccacia de anchoas y dos tipos de queso de la isla de Paq, famoso en toda Croacia. El café lo hacemos en la terraza del Bar Los Arcos, junto a la plaza principal.

Mañana cogeremos un autobús que nos llevará por caminos de campos de lavanda hasta Stari Grad , la otra ciudad principal de la isla ...