31 January 2010

CHILE: RUTA HACIA PUERTO NATALES

Fecha del viaje: Octubre 2009
Extracto de Mi Diario de Viajes:

Salimos de El Calafate a las ocho y media de la mañana. Un trayecto de unas cinco horas nos llevará a la ciudad de Puerto Natales. El paisaje es de estepa siberiana con vegetación típica de matorrales y pasto para las ovejas. Se ven ganados que pastan en los campos apenas tocados por el hombre. Llegamos cerca de la frontera con Chile y desde aquí se pueden ver las montañas de las Torres del Paine. Bajamos para que en la frontera argentina nos pongan el sello de salida del país. Una vez de nuevo en el autocar, nos entregan un papelito con unas indicaciones de entrada a Chile pues no permiten importar carne, agua, fruta y tampoco verduras o artesanía.

Ahora nos encontramos en Cerro Castillo, una estación de esquí y se pone a nevar. A pocos metros nos hacen bajar de nuevo ya en la frontera chilena donde sellamos de nuevo nuestros pasaportes haciendo una cola ordenada y entregamos todo el equipaje para revisión. Ya faltan unos pocos para llegar a nuestro destino final...


Respiramos otro aire, sin tanto frío pero también más húmedo que en Argentina, además ha estado nevando. Nos acercamos a una de las casas de alojamiento para quedarnos un par de noches. La encantadora María José que regenta este lugar, nos rebaja la habitación y nos la deja por tan sólo trece euros pues nos dice que el turismo este año ha bajado en picado en Chile. Dice que gracias a los realquilados que habitan su casa puede sobrevivir. Su marido elabora tres comidas al dia para ellos y de esta forma han evitado tener que pedir limosna en la plaza del pueblo por las deudas que se le hubieran venido encima. Así estan las cosas por aquí...


Puerto Natales es una pequeña ciudad con encanto de pueblo de costa y es la base para realizar las excursiones al Parque Nacional Torres del Paine y la salida de  la naviera Navimag que viaja una vez por semana durante tres días  por los fiordos chilenos hasta Puerto Montt. Nos dirigimos a la oficina de Comapa para confirmar nuestras reservas del ferry que saldrá dentro de dos días.



De repente sale el sol y nos vamos a pasear hasta el embarcadero. Las casas son realmente bellas construídas en bonitas formas realizadas en madera y pintadas de colores pasteles. Paseamos por el muelle que está repleto de cisnes de cuello negro, cormoranes y otras aves. 



Después de darnos una vuelta por el pueblo, pues ya pronto se hace de noche,  nos acercamos a un bar llamado El Rincón del Tata que pertenece a un árabe llamado Ahmed Zalej. Tomamos unos swcharmas con cerveza  Sploth de barril... pero también hacen unos estupendos Pisco Sours. Los chilenos se ponen enfermos cuando les dices que realmente este refrescante cocktail es originario de Perú... y así es pero también lo elaboran igual de bien.

Mañana nos espera un nuevo día para seguir descubriendo maravillosos lugares en esta recóndita tierra.