22 March 2010

ARGENTINA: EL TREN DEL FIN DEL MUNDO

Fecha del viaje: Octubre 2009
Extracto de Mi Diario de Viajes:

..." El Ferrocarril Austral Fueguino le da la bienvenida a bordo del tren más austral del mundo..." Con estas palabras escuchadas por megafonía nos hacen revivir lo que fue en su dia el tren de los presos.  Realizamos el trayecto de 8 kilómetros en el mítico tren a vapor  con vagones de haya acomodado actualmente para los turistas. 


A medida que nos relatan la historia pasamos por imponentes montañas, vemos la cascada Macarena, donde realizamos una breve parada, bordeamos el cauce del rio Pipo y los bosques de impresionante color rojizo y ocre de los turbales que le dan esa personalidad tan característica a Tierra de Fuego.



Nos trasladamos a principios del siglo XX. En Ushuaia se hizo construir la prisión para condenados a pena de presidio, un peldaño anterior a la pena de muerte, según el Código Penal de la época. Se trataba de reclusos de la peor calaña.


El tren se utilizaba para trasladar a los presos desde la prisión de Ushuaia (que se empezó a construir  a finales del XIX) para realizar los trabajos forzados del penado de reincidentes de la misma ciudad. Salía desde la misma prisión dos veces cada mañana y recorría los 21 kilómetros hasta adentrarse a lo que es hoy el Parque Nacional Tierra de Fuego. El tren llegó a esta zona por el año 1920 (estuvieron dos décadas para terminar las vías)y los presos, se encontraron con un bosque densamente poblado. También sirvió, una vez terminado, para trasladar leña para la cocina y calefacción del presidio.


Había siete vagones, cinco de ellos para los presos y dos para los vigilantes (que no eran nada condescendientes con ellos) pues los hacían trabajar muy duro. Los presos subían atados con grilletes con los pies colgando al vacío y con los trajes de rayas grises, dispuestos a afrontar las inclemencias del tiempo, donde una vez llegados a su destino, talaban los árboles y construían las vías férreas, incluso sacaban nieve con palas. En el parque podemos apreciar los tocones  que nos rodean ya talados hace unos casi cien años, que permanecen como mudos testigos del tiempo. 


Para los presos, salir hacia el bosque a trabajar, era su bien más preciado, lo más cercano a la libertad, a pesar de los fuertes vientos del valle, la nieve y la lluvia...


Nos apeamos del tren y empezamos nuestro recorrido por distintos senderos del Parque Nacional Tierra de Fuego  dirigiéndonos al Mirador Lapataia, la senda del Turbal, la Laguna Negra con turberas, la Isla del Salmón, finalizando en el Lago Roca. Respiramos aire puro, vemos caballos, conejos, infinidad de aves. Incluso algún que otro zorro...  Ese dia no pudimos realizar la excursión por la Ruta Costera, pues la cerraron por seguridad debido a los fuertes vientos y numerosas caídas de árboles...



Es definitivamente, Tierra  de Fuego,  un lugar situado en los confines del mundo...