1 April 2010

JAPON: EL GRAN BUDA DAIBUTSU DE KAMAKURA

Fecha del viaje: Noviembre 2009
Extracto de Mi Diario de Viajes:

El Gran Buda Amida Nyorai conocido popularmente como Daibutsu es la deidad más popular de Japón. Se encuentra en la ciudad de Kamakura, a tan sólo 50 minutos en tren desde Tokio tomando la JR Yokosuka Line.




Recorremos las pequeñas calles de Kamukura plagadas de tiendas (como en todas partes en Japón) antes de visitar los  templos que se encuentran esparcidos por la ciudad. Existen   señalizaciones indicativas en japonés e inglés. Se pueden recorrer todos los itinerarios a pie y para ver los templos más alejados de la ciudad podemos coger los autobuses 1 y 6. En la oficina de la estación de tren entregan un plano con pequeños dibujos de los templos más importantes para visitar.  Enfrente se encuentra la estación de autobuses.




El Gran Buda es de principios del siglo XIII y tardó  diez años en terminarse. Los costes corrieron a cargo del cura Joko que persuadió hábilmente a la comunidad para facilitar las donaciones necesarias para su construcción. El Buda de Daibutsu de bronce se considera patrimonio nacional. Es la segunda escultura religiosa más grande de Japón midiendo 13,4 metros de alto x 11,3 metros de ancho y tiene un peso de 121 toneladas. El que le precede se encuentra en la ciudad milenaria de Nara.   



Nos acercamos a uno de los templos donde los fieles se encuentran rezando. En otro de ellos hay una ceremonia donde celebran una boda al estilo tradicional. La novia pone cara de circunstancias.



El  simbolismo en este tipo de nupcias está muy arraigado. Las novias visten de blanco, durante la ceremonia, como señal de pureza, y de rojo, en la recepción o convite posterior. Durante el enlace, los novios beben sake y leen sus votos matrimoniales. Y al lugar del enlace, el  santuario shinto, solo solo acuden sus familiares más cercanos. El Sintoísmo es la segunda religión con mayor número de fieles en Japón, después del Budismo.



Otro tema son las bodas acordadas o-miai, donde los familiares eligen a los futuros novios segun su estatus social, atractivo fisico...etc. Parece mentira que en un pais tan desarrollado como Japón continúen estas tradiciones a la antigua usanza.


En otro de los templos nos acercamos a un cementerio budista, paseamos por sus jardines interrumpidos por el sonido del viento y el dulce gorjeo de los pájaros.




Por las calles y templos de Kamakura las mujeres pasean con sus hijas en kimono, el traje tradicional. Les pregunto en japones "onegai shimasu" (por favor) si se dejan hacer fotos y posan amablemente. 




Siempre pidiendoles permiso y con educación, acceden fácilmente a los deseos de quien elija  retratarlas. 


Sayonara!