30 May 2010

NUEVA CALEDONIA: LA ISLA DE LIFOU

Fecha del viaje: Noviembre 2009
Extracto de Mi Diario de Viajes:

Desayunamos en un alojamiento kanak de la playa de Luengoni y a las siete nos preparamos para ir en coche con Nico y Laure a visitar la zona norte de la isla. Llegamos hasta Tingeting y nos vamos a buscar a Albert a su casa, él será nuestro guia para ir a visitar la Gruta del Diablo.


Albert, de la comunidad kanak, que es una civilización antigua de la Melanesia, nos explica con todo tipo de detalle las utilidades curativas de las plantas y raíces que encontramos de camino a la gruta.


También vemos cocos destrozados por el "crabe de cocotier" un cangrejo que abunda en la zona y que posee unas grandes pinzas y la suficiente fuerza para romper la cáscara del mismo.



Nos aproximamos a  la gruta que tiene unos treinta metros de alto, en medio de ella se encuentra una gran abertura en forma vertical. Albert nos dice que la entrada tiene forma de vagina y nos adentramos en ella. Esta gruta está considerada la madre naturaleza y es un lugar de refugio para rituales, pues la magia es otra de las creencias desarrolladas en estas islas... Los kanak creen mucho en lo sobretanural, así como también creen que hay vida después de la muerte.


Una vez dentro nos encontramos estalagcitas, estalagmitas, conchas fosilizadas y fosas con restos de cráneos humanos  junto con otros huesos que permanecen aquí desde hace años...



Después nos acercamos a bañarnos a la Fare Falaise, una enorme playa rodeada de formaciones rocosas. Nos tiramos de cabeza. Para subir, nos ayudamos con una cuerda haciendo impulso apoyándonos en la piedra. Playa salvaje, sol, agua esmeralda, sin nadie mas que nosotros...



Y después de un buen baño, ¿que más podemos pedir? Pues una buena comida en casa de Albert con su hija Betsy y el resto de la familia. La comunidad Kanak es patriarcal y en las familias la mujer se encarga de las tareas domésticas mientras el hombre de lo social y el trabajo físico. Existe mucho respeto mutuo entre los familiares, respetando a los mayores.


Betsy nos ha preparado para comer pollo, arroz con coco, ensalada de papaya, calamar gigante en su tinta y pan recién sacado del horno. Compartimos los platos con Albert y mantenemos una conversación muy agradable que se deriva en risas y cachondeo con el resto de la familia.



Betsy tiene un hijo guapísimo  y aprovecha nuestra estancia para cortar un trozo de  incienso para cada uno y nos lo ofrece de regalo.

Adrian, el marido de Betsy,es artista. Nos enseña una habitación con sus dibujos pintados en la misma pared y en algún lienzo que otro. Va vestido con un llamativo traje típico con el símbolo de la bandera kanak. Aparte de pintar le encanta estar echado a la "bartola", acompañado de su brick de tinto sin parar de "fumar" en todo el dia.


Betsy nos regala unos vestidos confeccionados por ella. Nos hacemos una foto con toda la familia antes de partir.A cambio le regalo mi pareo que se lo pone al instante como turbante.  Nos despedimos de ellos agradeciéndoles por haber compartido con ellos la jornada y prometiendo enviarles las fotos.


El viaje continua...terminamos el día en la bahía de Jinek. Aquí podemos bucear, es una piscina inmensa de coral. Otro regalo mas de la naturaleza....