22 May 2011

AZERBAIYAN: LA BELLA BAKU Y EL PALACIO DE LOS SHIRVANSHAHS

Tras dos meses y medio de ausencia por motivos personales, retomo el blog con ganas de volver a reencontrarme con todos vosotros. Agradezco de corazón a aquellos que se han preocupado por mí.  Pero no os vais a librar de mí tan fácilmente. Os dejo una primera  entrada de mi viaje por los países del Cáucaso. 

Fecha del viaje: Abril 2011
Extracto de Mi Diario de Viajes:

Caía la noche cuando llegamos a la ciudad de Baku, hacía frío y lloviznaba un poco. El taxi que nos traía del aeropuerto recorrió gran parte de la antigua ciudad amurallada del siglo XII y finalmente, después de dar varias vueltas por los recovecos de sus callejuelas, nos dejó en la casa de hospedaje del centro histórico. Apenas vimos pasear gente por la calle y los locales permanecían cerrados.




Esto nos resultó un poco extraño pues sólo eran las ocho y media aunque luego nos dimos cuenta que al ser viernes en un país musulmán probablemente los lugareños se recogían en sus casas ya a esa hora por ser festivo.


Una vez alojados y sin saber bien donde estábamos salimos a inspeccionar un poco los alrededores del centro histórico para situarnos. Todo lo que vimos nos hizo intuir que había mucho que ver por la cantidad de monumentos interesantes a pesar de que se encontraban vagamente iluminados. Nos dio la sensación de una ciudad misteriosa y generosa pues esa noche sólo se ofrecía para nosotros. Como ya era tarde y no había nada abierto nos fuimos a descansar para visitarla como se merecía el día siguiente.


Después de un desayuno de queso de oveja, tomate, pan, pepino, te, mermelada y zumo de naranja, emprendimos el paseo por una calle empedrada que nos encaminaba hacia el Palacio de los Shirvanshahs, un antiguo complejo de la dinastía del siglo XV que forma parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad junto con la Torre de la Virgen y que recientemente ambos han sido restaurados. El palacio se encuentra en la parte alta de la ciudad.


El comlejo se divide en cuatro zonas: El Divan Khan, zona de asamblea de forma octogonal donde se reunía la corte del Shirvanshah Lhalilullah.



En un segundo edificio podemos apreciar las estancias del palacio donde se ubica un pequeño museo de folklore del país.



En un tercer edificio se encuentra la bella mezquita del Palacio y el Mausoleo del Derviche, Seyid Yahya Bakuvi que fue un erudito real en la corte de Shirvanshah Khalilullah.



Más abajo y cruzando unas puertas orientales nos recreamos en los baños del Palacio ya en ruinas pero con un encanto especial por su ubicación, además desde aquí se ve parte de los edificios de la ciudad.

  
En un patio aparte nos encontramos con unas piedras cortadas y numeradas de forma ordenada que en su día pertenecía al Sabayil Qala, un castillo ubicado en una isla pero que se sumergió en su día y se encontraba cerca de la península de Bayil en Baku.




Bajamos las calles de la ciudad antigua hasta llegar a la Qiz Qalasi. El termino en azerí significa “fortaleza impenetrable” pero es popularmente conocida por la “Torre de la Virgen”. Data del siglo XII y es el símbolo nacional. Es una torre de piedra de forma circular. Cuentan la leyenda que un padre se enamoró de su hija y esta al sentirse incapaz de desobedecer a su padre le pidió que construyera dicha torre desde donde se pudiera ver todo el territorio antes de casarse. Cuando se construyó, subió a la parte más alta y se lanzó al vacío.