22 April 2009

BOSNIA-HERZEGOVINA:EL PUENTE DE MOSTAR

Fecha del viaje: Abril 2009
Extracto de mi diario de viajes:

Tan sólo tres horas de trayecto nos llevará a Mostar desde Dubrovnik pero como es tan temprano aprovecho para dormir hasta medio camino. Entramos en la frontera con Bosnia-Herzegovina y antes de llegar a la ciudad pasamos cuatro controles para comprobación de pasaportes.

Una vez entramos en Bosnia-Herzegovina, paramos en el primer pueblo, Neum, situado en el Mar Adriático, la única población que posee costa pues sólo hay unos 18 km de mar en todo el país, que comparándolo con los 700 km que tiene Croacia, el reparto me parece de lo más injusto.




Pero continuamos haciendo camino siguiendo paralelamente el bello rio Neretva, donde podemos comprobar que hay rica vegetación y tierras fértiles. Vemos las casas reflejadas en este precioso río que le da un encanto especial.




Entramos en la ciudad, aquí podemos observar los edificios que han sido derruidos por la guerra de los Balcanes en el año 91, una guerra incomprensible, como todas las guerras. Sólo permanecen las fachadas que se asemejan a un queso gruyere debido a los tiroteos de mortero... es una triste imagen...




Al llegar a la estación de autobuses a unos 10 minutos se encuentra el centro histórico y nos alojamos en una casa-museo http://www.muslibegovichouse.com/ digna de visitar ya que data del año 1861 y está decorada al estilo otomano y en tiempo de guerra fue una de los pocos edificios que permaneció intacto debido a su ubicación entre muros.



El dueño de la casa nos recibe amablemente pues esperaba nuestra llegada. Dejamos los zapatos en la entrada para mantener en buen estado las maravillosas alfombras que cubren los suelos. Nos aloja en la habitación y nos enseña su casa todo orgulloso. Tiene cuatro plantas y en su dia perteneció a una familia turca adinerada.








En un perfecto español el señor Muslibegobic (estuvo viviendo en Málaga durante tres años) nos explica la historia de la casa y su familia. Nos sentamos a hablar en el Diwan, el lugar de reunión de las mujeres. Hay numerosos libros antiguos y del Corán escritos en oro, nos muestra las diversas estancias y los objetos de la casa, incluso las vestimentas antiguas del período otomano. Por ejemplo, las mujeres utilizaban una especie de bombachos (pantalones anchos) de color rojo o blanco para las mujeres musulmanas, azul para las ortodoxas y negro para las católicas. Por aquellos años la gente convivía en armonía con estas religiones...algo muy distinto a lo que posteriormente aconteció.



Nos dirigimos al lugar que todo viajero o turista desea ir cuando llega a Mostar, visitar el Stari Most, el puente que fue punto de unión en su día entre los barrios musulmán y católico.

Pero antes de llegar al puente deambulamos por las pequeñas callejuelas de piedra y nos percatamos de la fuerte influencia otomana que en su día tuvo esta ciudad con tan bellas mezquitas. El puente fue mandado construir en 1566 por Mimar Hajruddin, el mismo arquitecto que edificó la Mezquita Azul o la de Suleyman el Magnífico de Estambul.


Aproximándonos ya hacia el mismo, las calles comienzan a estar repletas de pequeñas tiendas de souvenirs curiosos como bolígrafos de bala, cascos de guerra, molinillos antiguos típicos de los Balcanes, matrículas antiguas de coche, y cómo no, oleadas de turistas curioseando ...

Los croatas en la guerra destrozaron el puente ya que era el punto de unión entre ambas religiones, y realizaron un minucioso estudio de la construcción de aquella época y según se cuenta, le encontraron el punto débil pues en la parte central del mismo había una cámara hueca y allí es donde dispararon hasta tirarlo abajo.

Obviamente lo peor de esta vergonzosa guerra fueron las miles de victimas que hubieron. En 1995 cuando los Cascos azules llegaron a esta ciudad (muchos de ellos españoles) se encontraron con un escenario desolador, lleno de muerte y destrucción. Hasta hace bien poco se ha estado ayudando a reconstruir la ciudad e intentando parar que se siguieran matando unos a otros pues muchos se habían quedado sin casa, sin familia y la sed de venganza era evidente.

  

El centro histórico junto al Stary Most (que se reconstruyó de forma idéntica al anterior con los mismos materiales de piedra blanca de la región de Mostar y de piedra del rio Neretva) se incluyó en el 2005 en la lista del World Heritage, justamente después de reconstruir también todo el casco antiguo que quedó arrasado tras la guerra de bosnios y croatas contra los serbios y posteriormente entre bosnios y croatas.



 
Cruzamos el puente, la piedra que lo habita es resbaladiza, de un blanco brillante, impoluto. Desde aquí se ve una hermosa vista de la ciudad sobre el rio Neretva. Pasamos al otro barrio, el católico, donde suenan las campanas de la iglesia y su torre nos llama poderosamente la atención pues está construida en forma de minarete. Casualmente en ese momento al otro lado, en el barrio musulmán, se oye al almuecín cantar convocando a la oración. Dos comunidades unidas de nuevo por el mismo puente llamado ahora el puente de la esperanza.

8 April 2009

CERRADO POR VACACIONES

Apreciados blogueros,

Abandono durante tan sólo diez días este modesto blog para emprender nuevas aventuras viajeras.Me voy para Croacia unos dias y entraré en Mostar (Bosnia-Herzegovina). Volveré con nuevos extractos de mis impresiones y anécdotas viajeras.


En este corto periodo de tiempo he podido descubrir escritos soberbios, delicados, apasionados, llenos de erotismo, de sensibilidad, otros escritos con sentimientos sutiles, algunos otros llenos de esperanza e ilusiones.... Esto demuestra que todos necesitamos que nos lean y que nos mimen. Y por eso os agradezco que también hayais compartido conmigo textos de Mi Diario de Viajes.

Realmente estoy sorprendida porque no esperaba encontrar en los blogs a personas con tanta calidad para escribir pero lo más importante para mi es iros conociendo poco a poco pues es un placer a nivel personal...

Adentrarse en el mundo de los bloggers es un riesgo, todo puede ser efímero o simple fachada dada la alta competencia que hay ...pero yo voy paso a paso...no tengo prisa...voy haciendo camino, es lo mio y prefiero pocos seguidores y buenos que tener muchos y que me aporten bien poco, algo que detesto...

Y ya no me enrollo más, que sigais contando historias pero no muchas eh !que luego volveré y tendré que estar una semana entera leyendo! jajaja...!

Un abrazo a todos,

5 April 2009

IRAN: LA REGION DE KERMAN Y LOS KALUTS

Fecha del viaje: Octubre 2008
Extracto de Mi Diario de Viajes:


Nos encontramos en Kerman, ciudad del desierto del suroeste de Iran. Desayunamos queso,huevo frito,mermelada,pan,miel,zumo de naranja y un buen café para empezar con energía el día. Dejamos nuestras mochilas al cuidado de los hermanos Akhavan que regentan el hotel del mismo nombre pues por la noche dormiremos en un pueblo de la región que se encuentra en pleno desierto.


Antes de emprender nuestro viaje nos acercamos a comprar el billete de vuelo interior que saldrá de Bandar Abbas a Shiraz en los proximos días. Aquí te das cuenta que el país funciona en muchos de los detalles que vemos. Nos sale baratísimo, al igual que cualquier transporte público lógico porque aquí el fuel es muy bajo de precio y tienen para dar, vender y regalar, aunque los iranís se están empezando a quejar pues dicen que hace cinco años era mucho mas barato.

Nos acercamos al bazar E-Sar-Tasani que se encuentra en el corazón de la ciudad y es uno de los bazares más antiguos de todo Irán y tiene 1200 metros de longitud. Nos adentramos en el y nos encontramos con el Ganj Ali -Khan Square, una plaza construída durante el período Safávido con jardines. 




Visitamos el Hamman E-Ganj Ali-Khan restaurado y utilizado solamente como museo, aunque puedo imaginarlo en la época del Sha de Persia cuando la gente podía disfrutar de los placeres de sus baños.Sus estancias están ampliamente decoradas de lindos mosaicos predominando los amarillos y azules.





Una familia de Yadz se quiere hacer fotos con nosotros, están de vacaciones y como les llamamos la atención por ser turistas extranjeros accedemos gustosamente y aprovechamos para hacer lo mismo.


Cruzamos la plaza y nos encontramos las tiendas de latón y cobre con los artesanos trabajando. Me compro en un puesto un par de pañuelos para ir cambiando pues aquí no hay forma de desprenderse del velo y la gabardina hasta las rodillas, era algo para lo que ya me había mentalizado antes de venir. Por supuesto que he regateado con la dependienta y en farsi le iba diciendo los numeros, junto con otras palabras cuanto cuesta,es caro, mas barato ... y con las risas me lo ha dejado por el precio que queria. Gracias y adiós en farsi.


Nos dirigimos a otro de los sub-bazares llamado E-Vakil de unos ciento cincuenta años de antiguedad. Finalmente nos acercamos a la sección de verduras y especias que se encuentra al aire libre y terminamos en el Jameh Mosque, mezquita del Viernes.

Volvemos de nuevo al hotel y de nuevo nos ofrecen te y galletas rellenas de higo que están deliciosas mientras esperamos a nuestro guía Iraj que ya conocimos el día anterior para hacer la excursión por los Kaluts y visitar la región de Kerman.


Salimos sobre las 13hrs hacia Shadad, la principal población donde empieza el desierto y donde hay que inscribirse pues es el punto de control. Iraj nos dice que a unos 40 km se encuentra la frontera con Afganistán y los Kaluts tienen una longitud de 145 km. y ocupan un ancho de 45 km.

Ya en el desierto, pasamos por varias poblaciones en total son unas 30 o 40 donde viven unas cincuenta familias aproximadamente en cada uno de los pueblos a muy corta distancia entre si.

A medio camino paramos para observar los pozos de reserva de agua subterráneos que abastecen a los habitantes de la zona: los Qnats, aquí no pagan impuestos de agua pues los hombres del desierto consideran que esta es es una fuente natural y a cada familia le corresponde un porcentaje dependiendo de su estatus. Más rico eres más agua te corresponde. Vaya! algo tenia que haber, ya no me parece tan bien... Bajamos a una de las reservas más grandes del país. Hasta hace unos pocos años la gente tenía que ir con cántaros a buscar el agua. Los Qnats más antiguos de Irán se encuentran primero en Shiraz, Kerman y Shadad respectivamente.





Seguimos un poco más y al otro lado divisamos un antiguo Caravanserai de adobe prácticamente intacto. Antiguamente las caravanas de camellos cargados con sus mercancías venían a reposar en el trayecto de la Ruta de la Seda. Es sensacional encontrarse en este sitio sin nadie, sólo nosotros. Subimos a una de las torres con cuidado para hacer fotos.


En el interior las habitaciones están comunicadas entre sí de esta forma corría el aire y se mantenía fresco el ambiente. También otro de los motivos sería para vigilar todas las estancias.



Llegamos por fin a los Kaluts, el cielo está algo tapado pero no importa, hace mucho calor de todas formas. Cuando hay cielo despejado a pleno día las temperaturas suben a más de 50ºC.

Subimos al punto más alto del desierto y divisamos toda una panorámica de paisaje lunar. Quiero retener en mi mente esta imagen para que quede bien grabada. Iraj se sienta y dice que nos espera que el se pone a la sombrar. Es profesor de educación física y hace de guía por la región de Kerman y de todo el país en la epóca de vacaciones escolares.



Hacemos un recorrido por los castillos de piedra. Dicen algunos geólogos que hace millones de años el Mar Caspio estaba unido a esta zona desértica y en algunas de las rocas se puede percibir las líneas de sedimentación del agua marcadas. Pero es una de las tantas teorías que hay pues no se sabe bien el origen de estas formaciones rocosas.


Kalut proviene del Baluchi y significa "colinas", Luts quiere decir "sin vegetación alguna" por lo que la palabra en si describe bien el paisaje que estamos viendo.

Ya anochece pero dormir en los Kaluts está prohibido por lo peligroso de la zona cercana a la frontera con Afganistán desde donde se introduce uno de los mayores negocios del mundo. el contrabando de opio e incluso ha habido casos de rapto .Iraj nos comenta que una empresa japonesa quería montar un complejo turístico pero que sólo se quedó en una idea. Menos mal!.Así que esta noche dormiremos en casa de la familia de Iraj, en Shadad, el pueblo base.

Esta noche vivimos uno de los punto culminantes del viaje pues fuimos presentados a la familia de Iraj, sus suegros y cuñado pues Iraj no tiene padres. Entramos en una finca con palmerales y al entrar en la casa, que es de amplias habitaciones y toda llena de alfombras y poco mobiliario, nos cedieron el asiento más cómodo que es en el suelo con cojines para apoyarnos en los costados y enseguida nos trajeron te, galletas, pepino y granadas como aperitivo. Los hombres de la casa me dan el permiso para quitarme el pañuelo. Les doy las gracias. Es un alivio poder desprenderme de él por unas horas. Aunque cuando ya llevas viajando unos días se convierte en una prenda más de tu indumentaria diaria.


Al otro lado del salón colocan una especie de hule encima de la alfombra y preparan la mesa, cenamos todos juntos y nos hacemos una foto todos sentados alrededor de la "mesa" que es el suelo. Mientras conversamos nos pasamos las bandejas de estofado de pollo, arroz, patatas, encurtidos de olivas y pimientos avinagrados y ensalada de tomate. El arroz es de dos colores decorada con una especie de semilla roja parecida a la granada pero sin la pepita. De postre los mejores dátiles que he probado nunca.


Ya todos más distendidos charlamos sobre los lugares que hay en nuestro país, las fiestas tradicionales y sobre la familia, también por supuesto de Irán y sus costumbres incluso de política.Nos trasladamos de nuevo al lugar anterior para volver a tomar te y el hombre de la casa prepara las cenizas para encender su pipa... es la cultura del desierto. Me preguntan ante mi curiosidad si me quiero unir a ellos para fumar al igual que la señora de la casa que viene de la cocina, y se sienta con nosotros. Me enseñan a fumar ...Dos culturas unidas a una pipa....

Ya es tarde y nos vamos a acostar porque la conversación y las risas van cada vez a más... y tampoco se trata de irnos muy tarde pues mañana nos levantamos temprano. Dormimos en la terraza en un típico takht, un camastro de madera que nos han preparado con edredones bajo las estrellas y las palmeras de la finca.

Me quedo mirando al cielo sin pensar en nada...no tengo sueño... oigo grandes aullidos de los chacales y seguidamente a todos los perros ladrando en un gran radio alrededor de mi... vuelvo a mirar las estrellas y finalmente me duermo ...

2 April 2009

PERU: LAS ISLAS DE LOS UROS

Fecha del viaje: Octubre 2006
Extracto de mi diario de viajes:


Esta mañana, después de un frugal desayuno en la terraza acristalada del Hotel Pukara de Puno, nos dirigimos al puerto para contratar una barca privada y visitar las Islas de los Uros. Regateamos en el precio y partimos enseguida. El paseo es delicioso.



En cuestión de media hora llegamos con la embarcación a motor a las islas no sin antes darnos una explicación breve sobre la zona a visitar. Nuestro conductor y guía se llama Sabino y nos hará un amplio recorrido para mostrarnos como viven estos indígenas. Hay que firmar un papel de permiso antes de llegar a la Reserva Natural del Titicaca. Titicaca significa en lengua aimara “puma gris” y en quechua “puma de piedra”.



Los Uros viven aquí desde hace más de 100 años pero se dice que existen antes del periodo de los Incas.El lago se encuentra a unos 3800 metros de altura y tiene una profundidad de doscientos cuarenta metros.


Las islas se encuentran enclavadas entre diez y veinticinco metros. Son pequeños islotes hechos con totora, una planta autóctona que crece en el lago y resistente a la putrefacción.Las tienden a secar para que queden deshidratadas y posteriormente poderlas utilizar ya que constantemente han de cambiar de superficie pues el inferior de la isla va pudriéndose y podría hundirse. Para que las islas no sean arrastradas por el viento, quedan amarradas en el fondo para fijarlas. También la totora sirve de sustento.


Llegamos a la primera isla y nos reciben tres mujeres ataviadas con las típicas vestimentas de la zona, la falda llamada pollera, chaqueta y gorro, todo en colores muy alegres. Llevan largas trenzas decoradas. Nos dan la bienvenida y nos enseñan su isla. También venden algún que otro souvenir. Hay un pequeño museo con aves disecadas.

La cocina está al aire libre aunque es difícil imaginar cómo pueden cocinar encima de la totora sin que se incendie. Utilizan un pequeño horno rudimentario y el fuego lo hacen con cañas bien secas de totora. Nos enseñan un agujero donde miden la profundidad del lago, lo hacen con una cuerda y una piedra atada. De aquí también extraen el agua. Los pescados son el pejerrey y el mami. Acostumbran a secarlos al sol. El turismo, la pesca y la caza es la principal fuente de ingresos de las islas.




La pequeña se nos aparece también ataviada con su poncho y gorro. Se llama Rosaura y tiene tres años. Es tímida pero poco a poco va cogiendo confianza. Se viene con nosotros en una barca de totora típica del lago. Es una embarcación mullida y cómoda que nos sirve para visitar el resto de islas pues de esta forma es mucho más placentero sin ruidos de motor. Su padre es el que lleva la barca.




Vemos alguna que otra balsa diseñadas con forma de animales. La mayoría e los indígenas tiene la piel quemada y muchos de los habitantes padecen de cáncer de piel debido a la altitud del lago y por estar expuestos constantemente al sol.





Visitamos otras dos islas más grandes donde hay una iglesia y algún que otra tienda con souvenirs.Al ser tan temprano apenas hay turistas y disfrutamos con la gente local hablando. Son muy humildes y agradables, no te piden dinero sólo te ofrecen las pequeñas artesanías y te piden la voluntad en más de una ocasión. Compramos unas postales y una totora pequeña como recuerdo.



Preguntamos si los niños van al colegio y nos dicen que se han de acercar a la ciudad pero están intentando que se construya alguna escuela en las islas para no tener que desplazarse. En otra de las islas las mujeres me preguntan si me quiero disfrazar como ellas así que ni corta ni perezosa me dejo vestir por ellas y entre risas nos hacemos juntas la foto de rigor.